• Sala
  • Público
  • Three Borricos
  • Resto de grupos

El pasado 19 de diciembre tuvo lugar en Vigo, concretamente en la Sala Farándula, la visitas de los Three Borricos, o lo que es lo mismo, El$$o Rodríguez, Miguel Grimaldo y Hardy Jay, fruto de una gira que los está llevando a girar por varias salas de España. Así, a su paso por Galicia, y tras pisar también tierras lucenses, aterrizaron en Vigo con un interesante cartel que también incluía a Duke Sam, el grupo Klandestino y desde Santiago de Compostela a Rugged Bad y Barton Kidz.

Crónica por Álex Montero
Fotos por AndoVS

Pese a estar programado para las 22:00, ya sabemos cómo son este tipo de cosas, y con el reloj rozando las 23 de la noche llegamos a una sala en la que, quitando fotográfo y artistas que ya habían llegado, se contaban con los dedos de una mano a los asistentes. Por lo comentado posteriormente y lo visto en redes sociales, las causas pudieron ser quizás una promoción que no fue todo lo necesario que debería, así como la coincidencia de algún que otro concierto por la zona.

Sea como fuere,  no se podía esperar más tiempo, y el vigués de Duke Sam fue el encargado de abrir este concierto de lo más íntimo. Pese a todo, no se vino abajo y defendió con destreza algún que otro tema de su último trabajo, “Planeta absurdo” como “El cerrajero”, o “Perdiendo la fe”. “Yo he cantado para 6.000 personas y para 6, y siempre con la misma fuerza”, avisaba el bueno de Duke, que tras un a capella puso fin a su micro show.

Pasaban los minutos y la situación no parecía mejorar, cuando Dj Huevo ya tenía todo preparado para el siguiente show. Desde Lugo, era el turno de Klandestino, que venía acompañado al micrófono por Magno y el ya mencionado Huevo a los platos. Durante sus apenas 20 minutos de showcase, el de Broken Toyz tuvo tiempo para destripar su “Stigmas”, con tracks como “Pasando el trago” o “Rencor”, así como aprovechó que Magno le acompañaba para cantarse alguna de sus muchas colaboraciones como “Historias para no dormir”. Los de Lugo incluso tuvieron que lidiar con algún problema con los aparatos, pero nada que un poco de cinta aislante y un acapella de Magno no pudieran resolver.

Pasaban ya 40 minutos de las 23, y ante un público que poco a poco ya iba rozando la veintena, era el turno de los recién llegados de la capital, Barton Kidz. El colectivo formado por Kuko Belmonte, Vila, Puente y Pablo Uve, con Dj Huevo que continuaba a los aparatos, demostraron sus años de experiencia dentro del colectivo 504 para marcarse un show más que notable. Durante la aproximadamente media hora que duraron sobre el escenario supieron remontar un show que hasta el momento había sido de lo más descafeinado debido sobre todo a la notable ausencia de público, con hits como “Escalera de cristal”, “Octubre” así como algún que otro adelanto que nos dejaron con los dientes largos para este 2015.

Llegábamos a la media noche cuando Barton Kidz daban por cerrado su show, pero la esencia 504 seguía en la tarima ya que era el turno de otro miembro del colectivo así como de otros como Bronquitis Crónica, RuggedBad, acompañado por un Pablo Uve que ya ni se bajo del escenario. El bueno de Bad demostró ser uno de los MC’s que mejor directo se gastan en la capital, enérgico y sin nada que reprochar. Algo que sin duda agradeció un público que ya pasaba la treintena, y que disfrutaron como niños ante los tracks que RuggedBand y Uve se fueron soltando: remóntandose al 2012 para rescatar el genial “Amor Umbilical” hasta pasando por el estreno al micrófono de Pablo Uve, también del 2012, que lleva por título “Apnea”. Con “Superhéroe” y un Bad completamente venido arriba, pusieron punto final a su show, llevándose una ovación más que merecida.

Ahora sí, con la medianoche más que entrada, y  el miedo inicial a una sala vacía superado, era el momento de disfrutar a los Three Borricos. Con un Hardy Jay que ya comenzaba a hacer delicias con los platos, El$$o y Grimaldo se repartieron el show con una parte para cada uno, en lugar de ir entrelazando temas como podía parecer en un principio. El encargado de abrir la lata fue el de Portugalete, que con esa seguridad fruto de la experiencia de haberse recorrido cientos de salas, se aproximó al micrófono para iniciar una actuación que fue de menos a más.

Con “El forastero” de su ya clásico “Baladas heavys” (2010) El$$o se ganó al público desde el minuto 1, especialmente a un grupo de condicionales que poblaba la primera fila y se dejaron la garganta al unísono de cada tema. Durante su show no se dejó un tema en el tíntero, recorriendo minuciosamente sus Baladas: “Vacío”, “Bailaba descalza”, “Menudeces”… en definitiva todas esas historias que nos hacen vivir sus miserias, desengaños y derrotas como nuestras, esas historias que nos hacen ponernos en la piel de este Crápula caducado. Como no podía ser de otra manera, el de Left Coast no se olvidó tampoco de su “Feelmatic”, EP sacado a finales del 2013 codo con codo con el Urano Zar1. Sin duda un EP que no desmerece para nada su trabajo anterior, y del que la gente disfrutó de la soltura con la que se tiró tracks del tamaño de “Memorias”, “Caras sucias” (del que podemos disfrutar de su interpretación de la mano de AndoVS) o “30 palos”, que a falta de la presencia de Amarillo Slim, no dudó en tirarse su cacho también.

A las aproximadamente 1 de la madrugada, y ante la atenta mirada de un Grimaldo impaciente por entrar, cerró su exquisita actuación con su colaboración en el trabajo del productor Ochoa, “Nada que ver”.

Aún fascinados por la actuación de el bueno de El$$o, no tuvimos tiempo para recomponernos, ya que el habitante de Urano Miguel Grimaldo ya tenía la nave preparada para despegar. Rodeado de todo tipo de cachivaches y cacharros que no pararía de aporrear durante su enérgico show, nos metimos de lleno en la caja de su “Gato de Schrödinger” (2012) precisamente arrancando con el tema que da nombre al álbum.

El de Valladolid demostró una coordinación digna de admiración para lograr manejar sus sintetizadores y demás instrumentos a la par que se dejaba la garganta en cada track, siempre secundado por un Hardy Jay perfecto hasta el momento. Las potentes baterías de uno de los hits del disco, “Pussy Rain”, continuaban el show, y Miguel se acordó también de otro de sus trabajos, esta vez en colaboración con otro miembro de su genial crew Urano Players, que no es otro que Qvmore Rhymico para soltarse sus partes de “Romeo must die” y “Aquabacana”, track en el que también participa S. Curro. Retomábamos a Schrödinger para soltarse “Luciérnagas”, y tras algún adelanto de lo nuevo que está preparando, sorprendió a propios extraños tirando de una melódica para marcarse un increíble ritmazo a pachas con Hardy, creando una atmósfera inigualable.

Tuvo tiempo también de acordarse de otra clicka de Valladolid, que no es otra que Click Clack Gang, con la que colabora en su “Club Bamboo” con “Diarios de sangre” y “Space”. Tras soltarse el que es para mí el mejor tema del disco, “Mis cenizas”, y un “Adicción” con una base distinta que no desmerecía a nada al original, con la que incluso se creó un pequeño pogo en un enloquecido público que ya rozaba el medio centenar.

Hubo tiempo también para que El$$o volviera el ruedo para soltarse a pachas “Old Borricos” y el tema creado fruto de la gira, “Old Borricos”, así como dejar su sello con el potentísimo “1.000 Battles”.

Pero el extraterrestre Grimaldo parece que todavía no se había quedado a gusto, y no dudó en quitarse la camiseta para terminar el show de la mejor forma posible dejándose hasta el último aliento con dos de sus temas más movidos, que no son otros que “Cabalga” y “Digital”, ambos acompañados de sendos clips que sin duda recomiendo su visualización.

Y de esta potente manera ponemos punto final a una genial noche que sólo unos pocos tuvimos el placer de disfrutar, deseando más afluencia para la próxima vez, porque sin duda estos tíos lo valen, y mucho.