• Sala
  • Público
  • Elecesar
  • Resto de grupos

El pasado sábado 26 de julio tuvo lugar en la sala Master club de Vigo la presentación oficial del último y flamante disco del mc perteneciente al colectivo vigués Banana Bahía Music, Elecesar. Como no podía ser de otra manera lo hizo bien acompañado por otros miembros del colectivo o grupos afines, como fueron Wolf Rayet, Yung Noguera y D. Avilés, Uxio & Dirty Suc, Radikal Soldiers, Lacosta, su inseperable Kaixo, el colectivo coruñés Norweside y como guinda del pastel Jerv. Agz y Manto como representación de uno de los colectivos que más ruido están haciendo en el panorama madrileño, Agorazein. Esto fue lo que pasó.

Crónica por Álex Montero.
Fotos por Cacholiñas.

Eran las 23 de la noche cuando el recién incorporado al colectivo, Wolf Rayet con Garo a los platos, dieron el pistoletazo de salida a la que iba a ser una noche de rap de las que ya no quedan. A modo de showcase, se encargó de calentar la sala ante un escaso público que tardó en darse cuenta que el concierto había empezado y que se aglomeraba en la puerta aprovechando la excelente noche que había quedado. Así, acompañado de Saianz a los coros, el de Cangas  aprovechó sus apenas 20 minutos de actuación con temas como “Estoy triste” y adelantos de lo que está preparando, que por cierto tiene muy buena pinta.

Apenas terminado el show de Wolf, el dúo compuesto por Yung Noguera y D. Avilés ya se había adueñado del escenario para presentarnos parte de su último trabajo, “Simetría”, donde sonaron temas como “All is blood”, “Islas en la mente” y “My dream”, donde contaron con la compañía de Mz Lacosta que no dudó en subirse al escenario para cantarse su parte.

El ritmo no paraba y tocaba el turno de uno de los más jóvenes del colectivo, Uxío, que vendría acompañado de otro jovén mc vigués de gran proyección, Dirty Suc. Con algo más de gente que en los dos showcases anteriores, empezó Dirty con dos temas adelanto de lo nuevo que va a sacar próximamente así como con temas más antiguos como “Gloria”. Tras cantarse Uxío su tres temas, cerraron el show con la canción que tienen en conjunto, “Hazlo girar”, perteneciente a la maqueta del 2012 “Vivir del Silencio” de Dirty Suc.

Apenas habían pasado 5 minutos que no dieron ni para un cigarrillo cuando “Smokin´on” de Lacosta ya inundaba la sala. Aunque contaba con la ausencia de Kongo Lacosta, el otro miembro de Lacosta, Mz se supo defender perfectamente tanto con temas de antiguos trabajos como “Slow & Champagne” como del recién estrenado EP “B.A.D.G.O.D.” con hits como “Swalo”. Para ello se vió arropado por el recién llegado de Gijón Kekone, miembro del colectivo asturiano Pothead, que también se soltó algún adelanto de su nuevo trabajo, producido por el propio Kongo Lacosta.

Pasábamos media hora de la media noche cuando les tocaba defender el escenario al colectivo vigués Radikal Soldiers, que lo hizo sin despeinarse y animando a un público que ya pasaba de los cincuenta, montando una verdadera fiesta que empezó a base de flamenco. Durante la media hora que duró su actuación supieron sacar a relucir sus líricas callejeras tanto de sus varios temas sueltos como de los trabajos de los miembros del colectivo como Frande y YungLord y su “La mixtape”.

De Vigo pasábamos A Coruña, que tampoco lo hacen del todo mal por el norte, y más si se trata del colectivo Norweside. El primero en soltarse unos temas fue Ponte, acompañado de Judah a.k.a. el Gran Judini como bromeaba Sago, que empezó con su norweside vibes “One Shot”. El bueno de Sago siguió el show también con su Norweside Vibes “Arena” y continuando con temas tanto de su último trabajo “Peace of mind” como de anteriores works como “Monkey see, Monkey do” o “Y que más”, ante un público totalmente entregado que pasaba de lejos el centenar. Tras “Brown Sugar” y “Move” con unas sorprendentes y frescas bases diferentes a la originales, era el turno para D.L. Blando, que andaba mezclado entre el público con el otro productor del colectivo, Wax Dee, que no dudó en subirse al escenario para meterse el público en el bolsillo con un sólo tema, su potente “Dodge Viper”, que sonó como nunca. Para cerrar el show, la sala se llenó de manos en “V” mientras volábamos a “Saturno” de la mano de Sago.

Tras casi una hora de show, volvíamos con un artista local, que no era otro que el polifacético Kaixo, también miembro de BBM. Su propuesta de show era diferente a las anteriores, ya que se acompañó de un batería que acompañaría sus temas en directo así como de Noyzebox a los platos, y como corista, “El mejor que he tenido nunca, dentadura perfecta” bromeaba Kaixo, y no era otro que un Bustamente de cartón y cadena de oro al cuello.

De esta guisa comenzó su enérgico show en una sala que ya rozaba el lleno.“Uranus”,“Triángulos”, y “Mayo 1000 drogas” de su mixtape de 2013 “Drop Out” y “Pálpitos” de sus “Banana Mondays” fueron los primeros temas en sonar, y pese a que al principió costó acoplarse al sonido de la batería que iba en ocasiones más lento que la base, lo fue solventando sin problemas a medida que avanzaba el show, con la ayuda de Loucho a los coros que se soltó también algún tema. Sin parar de saltar y cantar hasta la afonía, cerró el espéctaculo con todo el team en la tarima, incluído Manto y Jerv que ya andaban por allí, a ritmo del videosingle “Drop Out” y como no el eléctrico “Sweet Pussy”, que acabó con la sala patas arriba y el corista Bustamente degollado tras surfear por el público.

Tras recuperar un poco el aliento al fresco después de los litros de sudor perdidos en los bailes con Kaixo, llegaba uno de los grandes momentos de la noche, los madrileños Jerv y Manto, que hace 3 años ya pisaran la misma sala con la compañía de C. Tangana. Pero al anteriormente conocido como Crema no se echó en falta debido al buen show ofrecido por los madrileños, un show tranquilo y pausado eso sí, en el que el protagonismo cayó en la figura de Jerv. Con un maniquí de mujer blanco acompañándoles en el escenario, el bueno de Jerv se soltó temas de su trabajo de 2012 “All Black” así como de su recién estrenado maxi junto a I-Ace, “D.E.P.”. Por otro lado Manto se atrevió con adelantos de su esperado trabajo en solitario así como de algún que otro inédito como sus cachos de “Balas perdidas” y “Epokhe”, alternate takes que tienen junto a Emelvi y Cookin Soul, respectivamente. Con “The party is over” de Manto se puso punto final a su show de casi una hora, en el que algunos echamos de menos quizás algún tema más conocido sobre todo de su “Kind of Red”.

Llevábamos casi 5 horas de show y aún quedaba el broche final de la noche, el turno de Elecesar, con su Final Frontier bajo el brazo, trabajo, mucho más maduro y trabajado que los anteriores, y en el cual el propio Cesar ha colaborado en su producción, algo que sin duda le da ese toque personal que lo hace tan magnífico.

Arrancó el show con un popurrí de temas antiguos enlazando uno tras otro, sin pausa, entre los que incluyó los inéditos “How many”, “All you want is” y “Prisma”, para por fin empezar a despiezar su nuevo y flamante disco. De manera perfecta y con un público acompañándole en todos los temas, algo que sorprende debido al poco tiempo que lleva el disco en el mercado y a su vez es un claro síntoma de lo bien que ha sido recibido por los oyentes, fueron interpretados temas como “Para siempre”, “Escaparate feo” con la ayuda de Uxío, “All I Know” junto a Mz, el Re-edit de “Say Whut” cantándose incluso la parte de Duddi o “Eigengrau” y “Dreamland” sin duda dos de los hits del disco y más coreados.

Incluso Sago que aún andaba por allí se subió a la tarima para cantarse codo con codo su “We run”, con una base más tranquila que la original, juntándose así en el escenario dos de las voces más en forma del panorama no sólo gallego sino español en lo que a rap se refiere.


Tras su ya mítico “Another side” en una sala hasta los topes, fue con todos los grupos en el escenario y acompañado al micrófono por Jerv.Agz “Jet Lag de mi casa al centro” el tema que bajaría el telón, con absolutamente toda la sala coreando, desde el primer músico hasta el camarero.

De esta manera, quedo presentado como se merece este disco, dejando en evidencia el buen estado de forma del rap ya no sólo en la ciudad olívica, sino en toda Galicia.