• Grupos
  • Sonido
  • Organización
  • Público

El pasado viernes 27 de junio tuvo lugar en Ourense la primera edición del festival Burgas Fest, que durante dos días inundaría la ciudad con actividades de todo tipo como BMX, Skate, Graffiti, Street Dance y por supuesto, conciertos, siendo la cultura urbana el gran protagonista. Dicho festival viene motivado por la capitalidad cultural del Eixo Atlántico que ostenta Ourense en este 2014, así como motivo de las fiestas de Ourense.

Crónica y fotos por Álex Montero

En lo que al apartado musical se refiere, el viernes sería el plato fuerte, con una serie de conciertos programados a partir de las 20 en el Jardín del Posío. Una promoción bastante tocha (marquesinas, prensa, carteles por varias ciudades, etc.) así como un interesante cartel, con Mala Rodríguez como visible cabeza y con una combinación de artistas locales y de renombre incluso también fuera de nuestras fronteras como Dealema, hacían presagiar una buena velada de rap.

Eran las 20:30 cuando nos dejamos caer por un Jardín del Posío que ya mostraba cierta actividad, y con la entrada gratuíta y un clima agradable propio de la época, la gente no tenía excusa para empezar a acudir.

En un enorme y de sonido impecable escenario empezaban a sonar algunos hits del último disco de Kendrick Lamar, lo que hacía presagiar que el espectáculo estaba a punto de comenzar.

Los encargados de dar el pistoletazo de salida a este festival fueron los locales Cambio Xtremo Music, colectivo que se encarga de la grabación hasta la comercialización y distribución de su propia música. Formado por Lil Pablo, Ivan K, Waynaldo, Doc Dafer, CreamboyRock y Hombre-p, comenzaron con una puesta en escena espectacular, gracias la aparición en moto y quemando rueda por la tarima.


Durante los aproximadamente 45 minutos que duró su actuación, los 6 mc´s se fueron rotando por el escenario soltando un gran repertorio de su gangsta-rap entre los que se incluyeron temas del último trabajo de Ivan K “Oír, Ver y Callar”, la mixtape “1000 movidas” de Hombre P o el “Días Grises” de Lil Pablo, que no dudó en bajarse a rapear entre un público que de momento no era muy numeroso. Cerró el show de los ourensanos Doc Dafer, con temas como “Inamovible”.

No habían apenas bajado del escenario cuando el Dj y productor Carlitos Sound ya estaba preparando la maquinaria, era el momento de los otros locales del cartel, Ze Verona, Hiro Fresh y Lirone Snake, o lo que es lo mismo, 96ers. Tras empezar con un mix de temas de su último disco “Esto sucedió” como “K.O. técnico”, “Sin opción” y “New Ballers” Vol. 2, su compañero The Big Nando apareció en escena, nuevamente montado en una moto, para dar cuenta de varios temas de su último trabajo “Mayombe”, como “REP” o el hit “Tígueres”.

Durante su show un público todavía muy frío y mayoritariamente repartido por las gradas y terrazas, se empezó a animar y a acercarse un poco más al escenario, aunque que repartieran unos cuantos regalos ayudó a esto segundo. A esto le acompañaría el inédito de Big Nando “Brindo” y cerrarían el show con su ya mítico “Sunday Night Party”, con por supuesto coreografía incluida que el público no dudó en imitar.

El reloj marcaba las 22 (no sé cuando tienen pensado que cene el público los organizadores de este tipo de eventos)

[…texto eliminado por petición expresa del grupo/artista…] 

Serían los compostelanos de Comanda Katana los encargados de volver el festival a la normalidad con su enérgico show. Eran las 23:10 cuando el bueno de Dj Mil soltó el primer tema, y Erin, Pablic y Asoul saltaron al escenario para hacerse “Haciéndolo real”. El público ya estaba definitivamente entregado al concierto y el recinto del Jardín del Posío ya albergaba más de 600 personas de todos las edades, desde niños de la mano de sus padres hasta verdaderos abuelos.

Erin se ponía meláncolico recordando la familia que tiene por Ourense mientras los temas tanto de sus anteriores trabajos como de su recién estrenado “Menos de lo mismo” se iban sucediendo. Destacaban el mítico “Soy de compistolas”, “Bad times”, “De Girada” y el tema que tienen junto a Hermano L “Te acuerdas?”. También tuvo tiempo Dj Mil para lucirse a los scratches y demostrar porqué es el subcampeón de la DMC Spain 2014 por equipos, y a falta de 5 minutos para la medianoche, pusieron punto final a su actuación con “Ponme una más”, cuya base de toques dubstep puso al público patas arriba.

Del electrizante show de los compostelanos pasamos a un espectáculo más íntimo y tranquilo a cargo de Wöyza, que venía desde Vigo a presentarnos su nueva propuesta musical: Wötown. Se trata de un show de Hip-Hop/Soul acústico que a falta de mesa de Dj utiliza un piano, beatbox y Raquel y Mónica a los coros. Durante los apenas 20 minutos que duró su actuación la viguesa se metió al público en el bolsillo gracias a su espectacular y potente chorro de voz, luciéndose en temas como “Si tu pudieras”, ganándo unas ovaciones por parte del público más que merecidas.

Pasaba media hora de la media noche cuando los veteranos Dealema entraban en escena. El colectivo portugués, formado por Mundo, Maze, Dj Guze, Ex – Peao y Fuse es uno de los grupos más antiguos de Portugal, comenzando sus andaduras en el hip-hop hace más de 18 años.

Venían a presentar su último trabajo, “Alvorada da Alma”, y pese a la barrera idiomática las letras se entendían bien y el público pudo disfrutar de su gran show, que incluyó temas como “Comportamientos bizarros”, “Sala 101” e incluso contaron con Wöyza que de nuevo volvió a subirse al escenario para cantarse el tema que tienen en conjunto, “O meu refuixo”. Con el tema que tienen junto a Ace, “Bom día” y “Nada dura para siempre” pusieron fin a su actuación de casi una hora, dejando claro su veteranía y tablas sobre la tarima.

Pasábamos la 1 de la madrugada y el cansancio empezaba a apoderarse de nosotros pero aún quedaba el plato fuerte de la noche: La Mala Rodríguez.

Con el Jardín del Posío lleno hasta la bandera, y las primeras filas pobladas por el sector femenino más que en los anteriores directos, la buena de María se hizo bastante de rogar hasta que a la 1:30 la base de “Esclavos”, canción que da comienzo a su notable último disco, “Bruja”, empezaba a sonar.

Este “Bruja”  de Mala Rodríguez es un retorno a los orígenes de la artista andaluza, al menos en lo que a producciones se refiere, después de tocar varios palos bastante alejados del Hip-Hop más fundamentalista en sus dos últimos discos, “Malamarismo” y sobretodo en “Dirty Bailarina”. Sea como fuere, la Mala María es gracias a su trayectoria sin lugar a dudas la clara referencia en lo que a rap femenino se refiere, y cosecha éxitos allá donde va, ya sea en tierras españolas o americanas, muestra de ello el grammy latino recientemente ganado a la mejor canción urbana.

Con el mencionado “Esclavos” entró en escena María, con su sugerente look habitual en los conciertos de minifalda y gorra y dispuesta a hacer una de esas actuaciones que cuesta olvidar. Tras este se cantó otros dos temas del tirón, “Caja de madera” y “Dejame entrar” de su trabajo de 2010 “Malamarismo”. La gente flipaba ante la energía de la andaluza, y si luego sigue con otro clasicazo como “Tengo un trato” imagínaos la respuesta del público.


Vuelta a “Bruja” con “Quien manda”, “Cuando tú me apagas” y uno de los hits del disco, “33”, del que se acompañó de un bate de béisbol al igual que en el espectacular videoclip de la canción. “¿Quién va a tener sexo esta noche?” preguntaba María antes de arrancarse con otros temas más dulces como “Lluvia” o “Hazme eso”, así como otros más antiguos como los por todos conocido “La Niña” de su trabajo “Alevosía” o uno de sus grandes éxitos de siempre, “Por la noche”, tras el cual hizo el primer amago de abandono. Volvió como era de esperar, pero acompañada de decenas de mujeres que no dudaron en marcarse unos bailes y aprovechar para reivindicar el poder de decisión de la mujer con un enorme cartel en el que se leía “Aborto libre e gratuito”, así como felicitar algún cumpleaños. Ahora sí, con más de la hora de actuación cumplida, fue “Rata” el último en sonar.

Así se puso fin al primer día de este Burgas Fest con una valoración más que notable y que buena falta hacía en una Galicia que tras la desaparición del Microfest se había quedado falta de festivales de este tipo, si bien los horarios no fueron del todo los deseables y las exhibiciones de graffiti se pudieron hacer el mismo día que los conciertos, teniendo sin duda así más afluencia de público. Pese a todo, al día siguiente se desarrollarían actividades de BMX, Skate, Graffiti, baloncesto y baile en el Pavillón dos Remedios, con actuación de García MC del colectivo Dios ke te Crew incluida.