• Natos & Waor
  • Público
  • Sala

El pasado 13 de Junio tuvo lugar en Ourense, esa gran desconocida en cuanto a giras de conciertos de rap por Galicia, el primer concierto de la mini-gira que darían por tierras gallegas los madrileños Natos & Waor, con motivo de la presentación de su último trabajo, “Caja Negra” , pisando la ciudad de los puentes así como Vigo al día siguiente, acompañados de sus colegas Dave & Sunk.

Crónica y fotos por Álex Montero

Tras el mal sabor de boca que nos había dejado ver como Holanda destrozaba a España en el inicio del Mundial (que se quedaría en poco, visto lo visto contra Chile) era el momento de ir a ahogar las penas en un buen concierto de rap que los madrileños estaban a punto de ofrecernos. Respetando la hora del partido (algo el público sin duda agradeció) el concierto estaba preparado para las 23 en la Sala Berlín.

Tras la media hora de rigor, la gente ya se empezaba a hacer notar tanto por dentro como apurando las últimas caladas en las puertas de la sala. La voz de Natos empezaba a animar a un impaciente público que rondaría las 60 personas, cuando Dave & Sunk dieron el pistoletazo de salida al show. Los jóvenes madrileños supieron calentar al público, un poco apagado al principio, durante la media hora en la que transcurrió su show, donde dieron un buen repaso a temas del último trabajo de Dave en solitario “Nada es lo que era”, así como adelantos  del nuevo trabajo que los dos mc´s nos tienen preparado, como “Seguimos rulando”.

Tras la pausa pertinente para apurar otro cigarro, amenizada por los buenos temas de rap francés que nos iba dejando el Dj, llegó la entrada de Gonzalo & Fer, o lo que es lo mismo Natos & Waor. Su propuesta es simple, tratar temas cotidianos (fiesta, mujeres, drogas) con ese toque de vacileo y macarreo que les caracteriza, letras sencillas pero directas, juegos de palabras, puro egotrip, puro barrio que sin el apoyo de ningún sello y a partir de trabajos autoproducidos, ha calado en un gran número de oyentes haciéndose un hueco dentro del “underground” español en muy pocos años, hueco que cada vez se está haciendo más grande. Se trata sin duda de un grupo que no deja indiferente a nadie, lo que también levanta el odio de los más puristas del género.

El tema elegido para comenzar fue “Cuentas pendientes”, videosingle que sirvió como adelanto de su flamante nuevo trabajo que presentaron en 2014, “Caja negra”. “Hemos venido pocos pero vamos a liarla”, decía el bueno de Natos antes de arrancarse con “Remember”, otro de los temas que incluye este último trabajo. Pero no se ciñeron únicamente a este nuevo disco, sino que entre tema y tema intercalaron también canciones de sus anteriores trabajos, que fueron sin duda las más coreadas, sobre todo de su maqueta del 2012 “Catarsis”, como “Con la música a otro parque”, que fue la siguiente en sonar.

Con “Hija de Puta” y “Medias tintas” de su maqueta junto a Cool “Hijos de la ruina”, un Natos que hasta el momento demostró estar hipermotivado, enseñó que también sabe desenvolverse en ritmos lentos, y que estas son de las que más se sabía el público. Tocaba el ritmo flamenco de “Excesos” con el que se animaron incluso a repartir Lario´s entre el respetable.

Llevaban media hora de concierto cuando Dave se volvió a subir al escenario para cantarse los tres el que confesaron que era el segundo tema que grabaron como grupo, y tras este los acompañó Sunk para entre los cuatro interpretar “Nada es lo que era”, que al no contar con la instru se la tuvieron que hacer encima de la canción con voces y todo.

El show seguía y los madrileños ya tenían al público en el bolsillo gracias a su carisma y buenas tablas adquiridas a base de conciertos y carretera, sobradísimos vaya.  Y si aún encima se ponen a tirar CD´s al público, este no puede hacer nada más que seguir cantándose las letras de los siguientes temas en sonar, como  “Sigo vivo” y “Sabor amargo”. También hubo tiempo para acapellas y la correspondiente ovación que esto conlleva, y pese a que insistieron un buen rato, nadie del público se atrevió a tirarse una junto a ellos en el escenario.

Tras hacer el primer amargo de irse, y repartir de nuevo parte de su botella, el bueno de Fer volvió a comerse el escenario con uno de sus hits, “Loopings” de su “Catarsis” del 2012 y Natos hizo lo propio con su tema en solitario y sin duda de los mejores o al menos de los más crudos de su último disco, “Qué guapo estás callado”. “Ruido para Steven Speedberg, que me escribió este tema” bromeaba Natos, y tras volverse a cantar “Cuentas pendientes”, pusieron punto final a su actuación alcanzando el éxtasis con su “Es como la cocaína”, cuya base hacía imposible no ponerse a pegar saltos como un loco por la sala.

El reloj marcaba la 1:15 y el velada llegó a su fin, aunque los que tenáin ganas de más fiesta pudieron disfrutar de una buena sesión de rap que se marcó el Dj mientras Waor y un Natos ya sin camiseta se pegaban los últimos bailes sobre la tarima.