¿Veis esa encuesta de abajo de todo de la web? Ya sabéis que estamos intentando expandirnos y variar un poco en contenidos… Sí, Hip Hop Gallego a muerte, pero un poco de variedad no viene mal. En este caso Algho acudió al festival Reperkusión 2012 celebrado en Bemposta (Ourense) hace un par de findes. Lee y descubre más del rock, ska, funk, folk, metal…

Crónica por Algho de Mercado Negro Sounds
Fotos por Brais Seara 

No sólo de rap vive el bboy, y en mi opinión, cerrarse en un tipo de música o una cultura única no es para nada lo más recomendable. Por eso mismo decidí asistir al festival Reperkusión 2012, con el anuncio de un aclamadísimo Manu Chao como plato fuerte de este evento que celebraba los días 17, 18 y 19 de mayo su décima edición.

Para mí Reperkusión 2012 empezó la lluviosa noche del viernes 18 sobre la una de la madrugada. Después de perderme el arte y la guasa de El Canijo de Jerez + Tomasito y con todas las ganas de fiesta del mundo, llegué en el momento justo en el que la banda austríaca Russkaja comenzaba su show ante un aforo de cerca de tres mil personas.

Con un público entregado, el ambiente se llenó de movimiento, sudor y humo con los vertiginosos ritmos ska acompañados por violines, trompetas y trombones en canciones como “Psycho Traktor”, “Ras Dwa Tri” o “Dope Shit Marijuana” además del impresionante vozarrón de su cantante Georgij Makazaria. Varios de sus miembros son rusos, y por ello su sonido está claramente influenciado por la música folk tradicional de este país, la cual fusionan con ska, funk e incluso Trash Metal. Sin duda, una banda carismática que supo cómo hacer bailar a la gente en todo momento.

Tras la despedida de Russkaja y tras el obligado descanso para nuestras maltratadas piernas y el respectivo cigarrillo de la risa, dio comienzo la actuación de los bosnios Dubioza Kolectiv que presentaban su quinto álbum llamado Wild Wild East. La banda, uniformada como si de un equipo de fútbol se tratase tenía la misión de no bajar el ritmo y vaya si lo consiguieron. Para mí, el mejor tema fue “Firma Ilegal”, durante el cual los pogos fueron continuos entre el público (todavía tengo moratones).

Las letras de los Dubioza se caracterizan por su sarcasmo y su contenido político y social, mientras que su música se puede definir como un coctel de Ska, reggae, rap, metal y folk balcánico al puro estilo Emir Kusturica. En alguno de los momentos más metaleros, me parecía estar viendo a los mismísimos Linkin Park. Enormes los Dubioza Kolectiv durante más de hora y media sobre el escenario principal del Reperkusión, finalizando su show sobre las cuatro de la mañana. Aparte de la canción ya citada, me quedo con “Making Money” y “Wake Up”.

Después vendrían los húngaros Bohemian Betyars, con un ska algo más suave que las anteriores bandas y acompañados de guitarras clásicas y violines, pero mi cuerpo ya me pedía pillar la cama y a los 20 minutos así lo hice…

Cerrarían la noche con la actuación de Funkbombo, el combo formado por el beatboxer madrileño Beatmac y el dj gallego Dr.Think. Una lástima no poder aguantar hasta las seis de la mañana para poder presenciar la actuación más relacionada con el rap (y más gallega) de toda la noche, pero estoy seguro de que todavía habría ambientazo en la carpa central de Reperkusión hasta cerca de las ocho de la mañana.

El sábado llegamos al recinto cansados pero con ganas de más, y nos animamos bastante al ver la gran cantidad de gente que se movía por el recinto festivalero, mucha más que la noche anterior y mucho más diversa, desde los más jóvenes y más punkis a grupos de puretas de 40/50 años. Se notaba que iba actuar Manu Chao, un hombre que tiene un nombre en la música desde hace ya 24 años, cuando en 1988 debutó con Mano Negra y su primer LP Patchanka.

Llegamos al escenario central todavía con tiempo para presenciar la actuación de La Troba Kung-Fu, una banda catalana que con ritmos rumberos mezclados con ska hicieron bailar a las entre seis / siete mil personas que habían allí sobre las doce de la noche. Además de en catalán, también se atrevieron a cantar en galego con una versión de la mítica canción fiestera “Mira Maruxinha”, con la que consiguieron meterse al público en el bolsillo y que todos corearan la letra junto a ellos.

Antes de la esperada actuación de Manu Chao, la organización aprovechó para agradecer  a la  Asociación Cultural Padre Silva y a la Fundación Bemposta su acogida y colaboración a través de un vídeo explicativo y con la presencia sobre el escenario de algunos de los acróbatas pioneros que crearon la Cidade dos Muchachos, un lugar considerado “sagrado” por su historia como comunidad independiente y su dedicación durante más de 30 años al desarrollo de actividades culturales alternativas relacionadas con el mundo del circo.

Sobre las 00:30 dio comienzo el concierto de Manu Chao La Ventura, con un público totalmente entregado que empezó a bailar y a cantar desde el primer acorde. Chao iba acompañado de batería, guitarra y bajo, y durante más de dos horas y media estuvieron dándolo todo con un interminable repertorio que incluía alguno de sus hits como “Clandestino”, “Bongo Bong” o “Próxima Estación: Esperanza”. Verdaderos himnos los de este músico de padre gallego y madre vasca, que consiguieron ponerme la piel de gallina en algún momento.

Es incuestionable la fuerza y el carisma de Manu Chao sobre el escenario, que a sus 50 años se mantiene en plena forma y sigue transmitiendo su mensaje comprometido y revolucionario como el primer día. En un momento de su actuación incluso subieron al escenario dos personas relacionadas con el 15-M y leyeron un comunicado protesta contra las injusticias que a día de hoy vemos, y con peticiones concretas al respecto hacia los políticos. Mientras, la banda ponía música de fondo.

Después de 10 años y tras muchos años de rumores, por fin podíamos ver en Ourense a este hombre, y encima por partida doble ya que también actuó el jueves. Cómo única pega, y teniendo en cuenta que yo nunca me consideré seguidor de Manu Chao, diría que en algún momento se me hizo pesada alguna canción (tres o cuatro) porque me parecían bastante repetitivas. Los que hayáis visto el Celebrities de Muchachada Nui sobre Manu Chao sabréis a lo que me refiero. Pero a nivel general, el público disfrutó de principio a fin y no paró ni un segundo de corear todas y cada una de sus canciones. Impecables Manu Chao y su banda La Ventura, que dejaron un muy buen sabor de boca.

Después vendrían los orensanos Festicultores Troupe, llenos de ganas de fiesta y mucho humor, pero un servidor tuvo que pirarse y poner fin a estos dos días de festival.

Quería señalar para finalizar que a pesar de la polémica que en un principio se creó con el cambio de localización de Allariz hasta la Cidade dos Muchachos de Bemposta, la organización y las instalaciones del recinto en lo relativo a taquillas, escenarios, aseos, puestos de comida y las zonas de acampada estuvieron a la altura. Incluso me atrevería a decir que Bemposta será a partir de ahora la sede de las próximas ediciones del Reperkusión, que con esta décima edición y con más de 20.000 asistentes ya podemos  considerar un festival alternativo de referencia a nivel nacional. Yo me lo pasé de puta madre, y el año que viene repetiré sí o sí. Paz!

PD: Aquí va también un reportaje de V Televisión sobre el festival