• 96ers
  • Sala
  • Público
  • Festival

El pasado 11 de mayo en Toén actuaron los ourensanos 96ers enmarcados dentro de la III Festa Callo’s Rock. Allí estuvo un nuevo redactor al que esperamos poder ver más próximamente por la web, Álex Montero. Así fue la noche y así es cómo nos lo cuenta… Además, aderezado con vídeos de la actuación!

Crónica por Álex Montero.

El pasado 11 de mayo tuvo lugar en Puga (municipio de Toén) la “III Festa Callo’s Rock” con un gran aliciente para los amantes del rap, la actuación del grupo ourensano 96ers. Una buena comida y ganas de buena música eran razones más que suficientes para pasarse la noche del viernes por  allí.

Tras la ingesta pertinente de una ración de callos acompañado de vino, (del ribeiro por supuesto) llegó la hora de ver las actuaciones, programadas para amenizar la noche a partir de las once.

Con algo de retraso empezó el primer grupo de la noche “Auriam Heep” que versionaron canciones de grupos tan variados como Deep Purple, Europe, o Miguel Ríos. Fueron continuados por “Swiss Cottage” que dieron una buena ración de rock vintage, destacando sobre todo el batería, que debía llegar a los 70 años y tocaba con la energía de un chaval.

Así llegaron las 3 de la mañana, y aunque el cansancio empezaba a notarse y el recinto ya había sido abandonado por la mayoría de comensales, aún estaba repleto de jóvenes impacientes por el excelente concierto que los 96ers nos tenían preparados.

Prometían sorpresas vía Facebook, y vaya si lo cumplieron. Para empezar, el concierto fue iniciado por la actuación del grupo de street dance Hook n’ Shake (ya conocidas en el ámbito hip hop, tras actuar en la presentación en Monforte del disco de Denadie, entre otros eventos), que clavaron la actuación y sirvieron para ir calentando motores. A continuación saltaron al escenario Ze Verona, Hiro y Lirone, con el inseparable Big Nando y Dj Ozono a los platos. Empezaron a sonar así los primeros temas, con gran protagonismo en estos de Big Nando,  que repasó su mixtape del 2010 “El mismo de siempre” con temas como “Special Edision”, “Showtime Mama” o Sigo aquí”, del que recientemente pudimos ver el videoclip.

Tras esto, dieron paso a canciones de su último disco “Esto sucedió” con hits como “Quiero volar” y la canción que da nombre el disco, ya incluída en su anterior trabajo “Divina comedia”,  por todos coreada. Ya nos iban a dar las 4, cuando las “Hook n’ Shake” decidieron volver a entrar en escena permitiéndole un descanso a los cantantes. Tras su perfomance, llegó el momento álgido de la noche, con la subida al escenario David Soprano a la batería y Óscar Vázquez a la guitarra para proporcionar un sonido diferente y potente.

De esta guisa  sonaron temas como “Cumin sun”,  “Pureza” o “KO técnico” que pese a que al principio les costó un poco cuadrar el tempo y el volumen de las voces, lo fueron solventando sin problema, haciendo botar al público y sustituyendo la increíble voz de Tita Tania en estribillos como en el del tema “Caballo ganador” por solos de guitarra de David haciendo las delicias de los respetables. Así fue llegando el final de la noche, no sin antes sonar el tema “New Ballers vol. 2” el cuál, en mi opinión, fue el que mejor se vio encuadrado en este nuevo y potente sonido de guitarra eléctrica y batería.

Cuando parecía que iban soltar el tema de despedida, fueron interrumpidos por la celebración de un sorteo por parte de la organización (ya que se estuvieron vendiendo rifas durante toda la noche) en el que el mismo Ze Verona se encargó de sacar y leer los números, con los correspondientes momentos de humor (no aparecían los premiados, salían falsos ganadores, etc.)

Así dejaron sin tiempo para un tema más y pusieron final a un concierto espectacular, no sin antes aclarar lo mucho que llevaban ensayando para poder incorporar este nuevo sonido instrumental a sus directos, cosa que sin duda se notó, dando razones más que suficientes para no perderse sus próximos conciertos.