• Foreign Beggars
  • Roty340
  • Público
  • Mondo Club

El pasado jueves 26 de abril en la Sala Mondo de Vigo estuvieron nada más y nada menos que los ingleses Foreign Beggars en un concierto que pasará al recuerdo de muchos. También allí enviamos nada más y nada menos que a Sike para que hiciera crónica y a AndoVS para que hiciera fotos de la noche.

Además, el propio Ando te trae un vídeo del concierto (con saludo incluido), búscalo casi al final… Además, evidentemente hay galería completa de fotos. ¿Te hace saber cómo fue este concierto? Sigue leyendo!!

Crónica por Sike.
Fotos por AndoVS.

Una vez más, nos fuimos hasta la Mondo para informaros de un concierto, en este caso de los ingleses Foreign Beggars.

El concierto estaba programado para las 21.30h, y a esa hora se subió Roty 340 al escenario para calentar el ambiente pinchando unos cuántos temas de dubstep. En principio sería solo media hora, antes de que a las 22h se subiesen los verdaderos protagonistas de la noche, pero allí estuvimos esperando un buen rato a que apareciesen y… Nada.

Roty siguió pinchando temas para que el ambiente no decayese, mientras la espera por Foreign Beggars se iba haciendo cada vez más larga. Iba cobrando forma la idea de que pudiese incluso suspenderse… Ya pasaban 2 horas desde la hora de comienzo programada y no había noticias. El ambiente estaba más incluso en la calle que en el local, con la gente preguntándose qué pasaba entre pitillo y pitillo (y lo que no es pitillo…).

Bueno, después del maratón de temas de Roty, llegaron por fin Metropolis y Orifice Vulgatron (más conocido por Pavan), con la ayuda de Nonames a los platos. ¡Eran ya las 00.10! Se les veía con cara de cansados, pero aún así lo dieron todo sobre el escenario.

Comenzaron fuerte, demostrando la expectación que habían causado en la ciudad olívica. Decir que al ser jueves no se pudo movilizar mucha gente de lejos de Vigo, pero aún así el panorama de la sala en cuanto a público era más que aceptable para ser el día de la semana que era, ¡chapó!

Los Foreign hicieron sudar a todo el personal contra viento y marea. Llegaron tarde; el sonido estaba capado (sí, dubstep sin graves, lo que leéis) por la política de la sala de no poner el sonido a tope a esas horas durante la semana; la gente estaba ya cansada de esperar y aún así hicieron botar a todo cristo para hacer un directo más que aceptable. No me quiero imaginar este mismo show con ellos en plenas condiciones, la sala en plenas condiciones y todo al 100%… buf!

Hicieron un corto repaso por los temas que más vienen pegando en los últimos años, tales como Contact, Shake it, Jump (podéis ver el vídeo en Youtube, qué locos están)…

Una de las cosas que más me llamó la atención fue que por primera vez vi a la gente bailar pogo en un directo de rap. ¿Qué es pogo? Es ese baile de chocarse todos contra todos típico de conciertos de punk, thrash metal y demás. ¿Cómo se llegó ahí? Pues mientras sonaba Scatta, la colabo que tienen con el productor de dubstep  californiano Skrillex, fueron preparando al público para que abriese un pasillo de adelante hacia atrás. La gente se miraba en plan “¿qué van a hacer?”, y mientras esto sucedía, Pavan nos iba manteniendo con ese pasillo preparado. Justo en el momento que llegaba la parte instrumental del tema, con todos los sintetizadores locos que le mete Skrillex, Pavan dio la orden de juntarse de nuevo y el choque entre una mitad del público y la otra desembocó en un pogo donde cada uno acabó en la otra punta de la sala. ¡Tremendo!

Otra de las notas curiosas que nos dejaron fue que no pararon de lanzar el agua de sus botellas al público en los momentos álgidos de los temas, creando una atmósfera acojonante, idónea.

Con esto y poco más llegó el final del concierto, alrededor de la 01.05. Sí, 55 minutos de concierto, ni que decir tiene que supo a poco a toda la gente allí presente. Creo que el sentir general fue que por lo menos pudimos verlos y no se suspendió el bolo, pero también que las condiciones en las que se desarrolló no fueron las idóneas. No puede pasar que hayamos tenido que presenciar un concierto de uno de los mejores grupos de Europa con las condiciones deplorables de sonido que allí había, con los graves capados y el sonido bajísimo. Los motivos eran los que eran: la hora, el retraso, las condiciones de la sala para celebrar el concierto… está claro. Pero la realidad es que la gente pagó entre 15 y 18 euros cada uno por un show de 55 minutos que empezó 2 horas y media tarde, insisto, bajo unas condiciones de sonido inaceptables.  Sí, es verdad que entregaban un CD con la entrada, pero dejó mucho que desear, y no por ellos, que dieron la cara y se dejaron todo en el escenario. Si se quiere ofrecer un show con unos tíos tan aclamados, que sea con unos mínimos, como si se hubiese tenido que aplazar al lunes siguiente o algo, pero la verdad es que la gente que se quedó con ganas de más y mejor. ¡Para una vez que vienen a Galicia…!

¡Un saludo gente, hasta la próxima