• DrumDrama
  • Dj Webs
  • Magno & Nesui
  • Público
  • Clavicémbalo

El pasado 31 de marzo se pudo disfrutar en la Sala Clavicémbalo de Lugo de la presentación de “Mi monstruo y yo” de DrumDrama, organizado de la mano de Hip Hop Real, y allí tuvo el placer de estar uno de nuestros reporteros con más antigüedad pero desgraciadamente menos activos. Se trata de Luis Chapela, que bajo esta introducción nos da una opinión sobre el último trabajo del vigués así como una completa crónica aderezada con sus propias fotos. No te lo pierdas!

Fotos y crónica por Luis Chapela.

Desde mi punto de vista, Mi Monstruo y Yo parece seguir más la línea evolutiva de Gris que la de Acero Orgánico, su anterior trabajo. Este nuevo disco semeja tener una paleta de colores no tan amplia como aquél Acero Orgánico: el tipo de instrumentales, las temáticas, las colaboraciones…

Quizá algo tiene que ver que la lista de colaboradores se haya reducido, quizá sea esta difícil situación actual la que ha propiciado que aflorase un Monstruo más fuerte y grande que nunca, pero diría que El Malvado Sam y Drama han querido hacer un trabajo más propio esta vez.

En cualquier caso se trata de un paso más, lógico y coherente. No hay medias tintas, sonidos del momento, ni intentos de agradar a nadie. Es DRUMDRAMA y a eso suena.

Por supuesto, se trata de mi opinión personal, y la expongo para poder comparar las impresiones sobre el disco con la experiencia del directo.

En mi lista de motivos para justificar un viaje de más de 150 km pesa mucho que:

-Un grupo con más de 10 años de carrera y con 4 referencias editadas, en el que milita un mc que está considerado uno de los mejores letristas de nuestra escena, ponga las entradas de la presentación oficial de su nuevo disco a 3 euros.

-DRUMDRAMA sean tan queridos, apoyados y seguidos en la ciudad de la muralla. Además, tienen entre su plantilla de colaboradores habituales a algunos de los pesos más pesados de la escena lucense (El Seis y Jal BeatsBlueVagos, K.A.O.S., Dj Herrán, HipHopRealProd…)

-Los recuerdos que guardo de mis anteriores visitas a la Clavicémbalo sean tan buenos. No  sé muy bien porqué allí los conciertos transcurren de otro modo, tienen algo que en otros sitios ya no se encuentra.

-El Dj que acompañó a Drama en esta ocasión fue Limbo, uno de los Dj’s top de Galicia y mejor persona.

Para mí, motivos más que suficientes.

A las 23.30 llegamos a la Clavicémbalo y Dj Webs ya estaba pinchando temazos. Rap con mayúsculas, hit tras hit, sin importar país de origen ni año de cosecha, caldeando el ambiente para que a eso de las 00:00 subieran al escenario Magno y Nesui. En principio, se esperaba que fuese Klandestino quien telonease a Drama, pero al parecer no pudo acudir a la cita por enfermedad.

La organización contactó entonces con Magno y Nesui como medida de urgencia. La verdad es que se notó que no tenían el concierto preparado, pero subieron al escenario e intentaron defenderlo. Con algunos temas consiguieron mover a su gente, pero otros los tenían realmente flojos. La sensación con la que nos quedamos algunos de los asistentes es que deberían haber reducido el listado.

Tras media hora larga, Webs dejó sitio a Limbo que rápidamente preparó sus armas y dio entrada a Drama. Soltó Entra el Monstruo, y el monstruo hizo suyo el escenario durante algo más de hora y media. Con una muy buena partida, la gente se entregó desde el principio. Se palpaban las ganas de pasarlo bien por parte de los asistentes.

Buenas vibraciones desde el principio; se le notaba en forma y con muchas ganas. A la vez que su entrega aumentaba, también lo hacían el calor de la sala y el empuje del público; poco a poco fueron desgranando tracks como Dispara, La Escuela del Silencio, Naufragio, Yo soy el Mercader, Mi Monstruo y Yo, Polvo y Arena, Me voy para Casa,… Y el momento álgido de la noche llegó con el tema I+D, con Limbo también a la producción. Rebasado el ecuador del concierto, Drama cedió el protagonismo a Limbo para que demostrase a los asistentes sus habilidades en las ruedas de acero. Breve pero intenso, sigue fortísimo como siempre, con una técnica impecable, de lo mejor que tenemos.

A continuación, invitaron a El Seis aka El Chico Viejo aka Undersix para soltar Problemas. Resolvieron bien el tema aunque se notó que no estaba tan ensayado como los otros. Al final, una gran ovación para despedir a un veterano entre veteranos.

El otro tema con invitados fue Sigan Mamando, con D10S (El Diego) y Kaos, aunque solo el lucense tuvo a bien acompañarnos. Este fue el tema más flojo de la presentación de Mi Monstruo y Yo: ambos fallaron en las letras y tuvieron que solventarlo con improvisaciones. Y, sin embargo, al acabarlo Kaos pidió para Drama la que fue la mayor ovación de la noche, recordando al respetable el tiempo que había pasado desde la última visita del grupo vigués a la ciudad de la muralla y esperando que no tuviese que volver a repetirse. A tal efecto tal, muestra de cariño y ovación.

Para acabar la noche, Drama y Limbo nos anticiparon que próximamente verá la luz APOLITICS VOL. II, en el que esta vez serán los raps del primero los que acompañen las instrumentales del segundo. Para nuestro deleite, nos presentaron uno de esos temas, una instrumental muy grande y rapeos a la altura. Promete.

Concluyo con lo que más me gustó del concierto, que fue sin duda la buena respuesta del público. Más allá de nuestro propio viaje, alguna gente de Vigo se subió con Drama, e incluso desde Tenerife (especial mención) hubo quien se apuntó a la presentación;  y por muchos lucenses.

Me sorprendió la amplia variedad de añadas que había entre el público, desde coetáneos y compañeros de batalla del mismo Drama a gente joven, de unos 16 o 17 años, que arroparon y dieron calor toda la noche al indomable.

Me gustó mucho descubrir cómo un veterano, solo, en la arena, sigue siendo capaz de hacer que 90 minutos pasen volando. Un concierto muy diferente a lo que se destila entre la inmensa mayoría de los grupos de nuestra comunidad que, cada vez más, optan por llenar el escenario con personajes y ruido para jugar al ‘ser como’ y cubrir lo que no tienen.

Grata sorpresa descubrir que Drama recorría los temas ciñéndose a ellos. No es que me los supiese de memoria pero, en esta ocasión, las improvisaciones tan propias de otras ocasiones fueron nulas y abordó la práctica totalidad de las letras de principio a fin. Es el directo de Drama lo que hace grande a Mi Monstruo y Yo. Sudor, entrega y personalidad para calentar cualquier noche, incluso la de Lugo.

Y, más o menos en el mismo sentido, me convence que el concierto se ciñese a en Mi Monstruo y Yo. Claro que eché de menos algún tema de Acero Orgánico, especialmente Yo me explico, ya que contando con la colaboración de El Seis en el concierto hubiese sido increíble hacer revivir esa joya, una pena.

La ausencia más notable, sin embargo, también entre el público: la de otros pesos pesados de la escena apoyando desde abajo. Este tipo de conciertos, hace unos años, eran justificación más que suficiente para encontrarte con la mayoría de los heavy weights y la gente más en forma de 100 km a la redonda. Otra pena.

Conclusión. El saco de recuerdos de la Clavicémbalo ha engordado otro kilito. Y yo.