Violadores del Verso, Tote King, Juaninacka, Mucho Muchacho y Rack Eterno

Multiusos Fontes do Sar, Santiago de Compostela, 10/11/2006

Crónica por Cyrus

 

Otro año más a la espalda de Galicia Flow y otro más también a la espalda del Microfest. En su 4ª edición volvió a su formato original de un sólo día. Después del gran sabor de boca que nos dejó la anterior edición tocaba comprobar si esta vez se cumplirían nuestras expectativas y… a Santiago nos fuimos.

A eso de las 16:30 o así emprendimos rumbo a Santiago. Después de una hora de viaje y pasados todos esos montes quemados y el robo a gran escala que supone el peaje llegamos al Multiusos Fontes do Sar. Había muy poca gente fuera en contradicción con otras ediciones.

Como siempre nos fuimos junto a la gente de Idearock a por nuestras acreditaciones y empezamos a pulular por el Multiusos a la vez que una extraña neblina empezó a rodearnos. Estuvimos un rato viendo las creaciones de los graffiteros y sacando las fotos de rigor. Las puertas ya estaban abiertas pero el público (que había aumentado de manera considerable) se resistía a dejar desamparadas sus litronas y demás contenedores de líquidos alcohólicos.

Pero el frío que hace fuera del Multiusos, o más bien la presencia de Mucho Mu en el escenario hizo que la gente entrara y empezaran los primeros coros de la noche. Paralelamente en el hall se abrió el círculo para los espontáneos breakers y hasta pudimos ver un corro en las escaleras y alguna peña rapeando. El ambiente se caldeaba por momentos. Mucho Mu en su faceta de dj empezó a pinchar clásicos américanos entre los que cabe mencionar el Ante Up de M.O.P. Junto a Busta Rhymes. Para rematar su actuación nos dejó una a capella que provocó los aplausos de la gente.

Fue entonces el turno de Rack Eterno. Al de Porriñoceronte le tocó mantener el ambiente calentito y demostrarnos de lo que es capaz con su LP “Indeleble” Y vaya si logró levantar el ánimo. Nos presentó a “El hombre radiación”, pudimos vernos en “El espejo” y buscar un rato “En el baúl de los recuerdos” Tras un potente directo el de Porriño nos dejó con “Mi música en el aire”

Salió Juaninacka y nosotros perdidos por el Multiusos en adelante. No vimos mucho de su actuación pero sí que podemos destacar el tema “Brindemos” con el que todo el público le demostró de lo que somos capaces los gallegos.

De repente saltó la sorpresa en el Fontes do Sar. Tote King se subía al escenario con Shotta. Aquello pintaba muy bien y así fue. Creíamos que tendríamos nuestra ración completa de “Un tipo cualquiera” pero tuvimos un poco de todo. Shotta estaba allí por algo así que le dedicaron una canción a “La infanta” Nos pusimos todos antirreligiosos cuando empezó a sonar “Devoto” y si a alguien le empezó a oler a rancio en el multiusos fue porque sonó “Botines” y a una orden de Tote todo el mundo se sacó su tenis/zapatilla/botin… Estalló todo cuando empezó a sonar “Ni de ellos ni de ellas” y ya no dio tiempo a más. Enorme Tote como siempre.

Y llegó el momento de la noche que todo el mundo esperaba ¿llegó? Casi, recordemos que en el cartel ponía “artistas convidados” y eso fue lo que sucedió.

Salió al escenario el Sr. Rojo a demostrar lo que puede hacer en irecto con su disco “Estado Mental Madrid Ciudad” pero al igual que el año pasado no salió bien parado. El público sólo tenía un grupo en la cabeza y no hizo sentirse como en su casa al Sr. Rojo.

Recordemos que “artistas” sigue siendo plural así que para que la gente tuviera más ganas todavía salió Xhelazz. El zaragozano que tan buen sabor de boca había dejado el año pasado volvió a repetir. Durante media hora (o algo así ya que el espacio/tiempo entre la niebla deja de estar definido) hizo que el público se olvidara durante un rato del grupo que estaba por salir. Pudimos escuchar sus temas en solitario desde “Sistema R.A.P”, “Siempre Fluyo” hasta “Alas Rotas” que, al contrario que el año anterior, esta vez no contó con la colaboración de Hate. Increíble ruído el que se montaba canción tras canción hasta que se terminó la actuación.

Fue entonces cuando llegó el turno de Violadores del Verso. Como siempre R de Rumba fue el primero en subirse al escenario y el público empezó a corear su nombre. Nos tenían un nuevo show montado y todo empezó con unas proyecciones en video. Todos esperábamos el momento y llegó. Violadores del Verso salían al escenario para presentarnos su “Vivir para contarlo” empezaron muy fuerte y así como ellos estaban con “Haciendo lo nuestro” el público hacía lo propio, unos bebían, otros fumaban y otros daban rienda a sus pasiones. Nos deleitaron con la crudeza de “Información Planta Calle” para dar paso a fragmentos de canciones de Genios, Vicios y Virtudes y el disco de R de Rumba. Nos enseñaron a no creer en todo lo que se dice con su “Dale tiempo al rumor” y para los que querían un himno nos dejaron “Vicios y virtudes” El momento fiestón se produjo cuando Kase.O se soltó ese nuevo himno a la alegría (psicotrópica o alcohólica al gusto del consumidor) que es “Cantando” y consiguió que todo el pabellón fuera una sola voz. Tras “Vivir para contarlo” hicieron el amago de retirarse pero la música tétrica y unas proyecciones de lápìdas en la pantalla nos dieron la pista de que llegaba “Zombis” En ese momento eché un vistazo panorámico desde las gradas y flipé viendo el multiusos abarrotado y botando al son de la canción. No se podían marchar sin soltar el buque insignia de su discografía “Máximo Exponente” que fue ya el climax de la noche. Los de zaragoza tenían que cumplir su horario ya que debían coger un avión pero Kase.O se subió al escenario a soltarse una de las suyas. No sabemos de dónde salió eso… pero lo que si sabemos es donde quedó grabado jejeje…

Lo bueno si breve 2 veces bueno dicen por ahí y así acababa este Microfest. Unas 7 u 8 horas de hip hop que dejaron muy buenos momentos. Esperemos que el año que viene todo sea más grande todavía.